jueves, 8 de diciembre de 2016

RENOIR. [Intimidad] La evolución del Impresionismo.

RENOIR. [Intimidad]. La evolución del Impresionismo.







"Me gustan los cuadros que me dan ganas de pasearme por ellos cuando es un paisaje..." aseguraba Pierre-Auguste Renoir como filosofía de creación; su hijo, el cineasta Jean Renoir destacaba que “miraba las flores, las mujeres, las nubes del cielo como otros hombres tocan y acarician”, una concepción sensorial por encima del espectáculo visual del que transmitía su arte impresionista. 

El Museo Thyssen-Bornemisza acoge éstos días la exposición,´Renoir: Intimidad´, una retrospectiva sobre el pintor francés a través de las 78 obras impresionistas más emblemáticas del artista procedente de museos y colecciones de todo el mundo, un recorrido por las distintas etapas de su trayectoria.
RENOIR. [Intimidad]. La evolución del Impresionismo.
Grenouillêre (Baños en el Sena)
La muestra nos permite viajar en la evolución que se percibe en el artista, si bien Renoir evoca imágenes de diversión colectiva al aire libre, como las de la Grenouillêre (Baños en el Sena) o el Moulin de la Galette, gran parte de su obra está centrada en la intimidad: una pareja en un rincón campestre, una mujer tocando el piano, dos muchachas leyendo un libro... (Foto de portada. Retrato de la mujer de Monet)

Su hijo, Jean Renoir lo definía así, "no pintaba sus modelos vistos desde el exterior, sino que se identificaba con ellos y procedía como si pintara su propio retrato".

El imaginario con el Renoir persistía en su idea del impresionismo a diferencia de Manet y Degas, se servía de sugerencias táctiles de volumen, materia o texturas, un ideario para plasmar la intimidad en sus diversas formas, amistosa, familiar o erótica, pero sobre todo la empatía con la que cultivaba con cada uno de los personajes.

La obra de arte debe apresarte, envolverte, llevarte... [Renoir]

RENOIR. [Intimidad].


Este recorrido temático nos lleva por los diferentes espacios dedicados a su obra y a sus diferentes etapas, el impresionismo; lo público y privado, Retratos de encargo, Placeres cotidianos, Paisajes del norte y del sur, La familia y su entorno y Bañistas.

Las dos primeras salas están dedicadas al impresionismo donde poder encontrar algunas de sus obras más icónicas de sus primeros años, entre 1869 y 1880, como Grenouillêre (Baños en el Sena), el Moulin de la Galette o Almuerzo en el restaurant Fournaise (El almuerzo de los remeros).

Los retratos por encargo formó parte de ésa evolución, señoras y niños son sus protagonistas a lo que dedica casi tres décadas, destacando los trabajos realizados a la familia Durand-Ruel y retratos al niño Étienne Goujon o La señora Thurneyssen y su hija.
RENOIR. [Intimidad]. La evolución del Impresionismo.
La trenza, La Srta. Charlotte Berthier y La Fuente.
La música, la lectura o la toilette, Renoir se centra en la pintura de género centrada en la mujer, nos asoma al placer del espacio íntimo de sus modelos, como en La Trenza. Paisajes del norte y del sur descubre al artista más paisajístico, Normandía, la isla de Guernsey por un lado, y por otro Provenza y la Costa Azul, sirven de inspiración al artista como sosiego y liberación en pequeño formato.

Los temas familiares ocupan un protagonismo en su obra desde el nacimiento de su hijo Pierre en 1885. Encontraremos imágenes de sus tres hijos Pierre, Jean y Claude de su primera infancia y un gran retrato de Jean, inspirado en El Principe Baltasar Carlos, cazador de Velazquez, que había admirado en su visita al Museo del Prado.

El argumento del desnudo femenino siempre fue uno de los temas centrales en la obra de Renoir, un género que no se trataba en principio al tratamiento impresionista, el pintor francés fue el primero en abordarlo, excusándolo en la atemporalidad a cualquier época de la vida moderna, figuras de pequeña cabeza y cuerpo grande y desproporcionado que emulaban a Miguel Ángel, Tiziano o Rubens

Estos desnudos fueron admirados décadas después por artistas como Matisse, Bonnard y Picasso.
RENOIR. [Intimidad]. La evolución del Impresionismo.
Mujer con sombrilla en un jardín
Al final de la exposición, el museo nos permite disfrutar de una experiencia única, ´Un hermoso jardín abandonado´ se trata de un espacio concebido como un rincón para la intimidad, en el cual y a través de sutiles referencias a los aromas, los sonidos y las texturas, el visitante asistente en primera persona, puede evocar la vivencia de transitar por el jardín que Renoir pintó en Mujer con sombrilla en un jardín en la primavera de 1875. 

Esta exposición que nos ofrece el Museo Thyssen-Bornemisza está comisariada por Guillermo Solana, Director Artístico del Museo y cuenta con el mecenazgo de Japan Tobacco International (JTI).
Museo Thyssen-Bornemisza.
Paseo del Prado, 8
Martes a  Domingo de 10 a 19h. Sabado hasta las 21h.
Precio: 12€ - Reducidas y Gratuitas. web. 
Del 18 de Octubre al 22 de Enero de 2017.
<Metro Banco de España>


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...